BREVE HISTORIA DE LA ONG

La ONG Stop Ceguera se funda en 1998. El siguiente es un breve resumen de sus actuaciones:



- Se ha impartido docencia en la Universidad Estatal de Ouagadougou



- Campaña de detección de la retinopatía diabética en Albacete





Campañas quirúrgicas oftalmológicas en los siguientes lugares:

* Costa de Marfil 1 campaña



* Burkina Faso 13 campañas



* Argelia 1 campaña



* Ghana 3 campañas



* Kenia 3 campañas



En total estimamos que hemos devuelto la vista a más de 3000 personas ciegas.

miércoles, 13 de abril de 2016

MI EXPERIENCIA EN LA REPUBLICA DOMINICANA. JOSE ANTONIO CALVACHE

Campaña Barahona 20-29 febrero de 2016.
El día 20 de febrero de 2016 comenzó una experiencia cuyas secuelas, cuyas lecciones, durarán siempre. Fueron sólo 9 días intensos, repletos de sensaciones. No creo que pueda plasmar en palabras algunas de ellas, pero lo intentaré.
Sobre el equipo humano.
Sería fácil agarrarse al tópico de que las personas que se lanzan a una experiencia así tienen que compartir algo en su interior. Pues sí, es fácil, y muy tentador (y muy cierto), por lo que lo voy a hacer. Cada uno con sus motivos, todos teníamos algo que dar: nuestra ciencia, nuestra experiencia, pero, sobre todo, ese algo interior que compartíamos, y que, pese a ser tópico, no puede ser nombrado y ni siquiera descrito. Eso sí, para mí, todos fueron excelentes profesionales y excelentes personas. Creo que cada uno de nosotros intentó dar lo mejor a cada paciente.
En República Dominicana nos esperaba, de manera inesperada, otra parte del equipo que se integró desde el primer día, desde el primer abrazo de acogida que nos sorprendió en el Aeropuerto de las Américas.  Fueron nuestro enlace con el mundo que nos disponíamos a conocer.
Sobre el país.
Al llegar a Republica Dominicana, sorprende en primer lugar la luz. Luego, las personas, los coches destartalados, el tráfico caótico, las casas arremolinadas en los bordes de las carreteras, los colores de sus paredes, las ventanas abiertas, las gentes sentadas delante, hablando o simplemente mirando pasar a otras, las sonrisas, los niños jugando con un palo, los perros vagabundos buscando algo que comer, los ojos que te miran desde su mundo tan distinto. Pero sobre todo, lo que más me llamó la atención, fue el mar, y su contraste con la luz. El mar era como una inmensa sábana azul temblorosa, siempre presente.
Sobre la experiencia clínica.
Como optometrista de una clínica privada de cirugía refractiva, acostumbrado a los mejores medios técnicos y a ver ojos sanos cuyo principal problema era el uso de corrección óptica, encontrarme sumergido de repente en otro mundo completamente distinto desde el punto de vista de los problemas que acusaban los pacientes, fue, como mínimo, como un terremoto. El primer día vi algunas personas ciegas. En mi vida profesional anterior, vi muy pocas, y siempre dejaron su huella. Ese primer día en Barahona, no pude contener mi emoción y mi pena al ver esos ojos que pedían ayuda desesperadamente. Mis compañeros médicos oftalmólogos, me sorprendieron con la entereza y la profesionalidad con la que encajaban y trataban el problema. Ese primer baño de realidad, de la realidad de esas gentes, tuvo que crear alguna capa de fortaleza.
Los problemas refractivos de los pacientes eran muy comunes, pero la reacción de las personas al dar con la combinación de lentes adecuada, no era tan común. Algo que me llevaré siempre, son las sonrisas de la gente bajo la gafa de pruebas, algo que no puedes ver cuando refraccionas con foróptero, sobre todo cuando están acostumbradas a ver bien.
Son muchísimas las pequeñas historias de éxitos y fracasos en mi pequeño ámbito refractivo, pero hay una que quisiera explicar brevemente. Un paciente joven, afáquico, sordomudo, con dificultades de comunicación evidentes, acude a nosotros. Tras ser examinada por mis compañeros, me lo remiten para refracción. Su madre me dice que hace años llevó gafas, pero que las perdió y ahora él anda algo perdido por el mundo, y que su principal afición es dibujar. Tras unos breves gestos y miradas, asentamos nuestro lenguaje de comunicación: dedo arriba es mejor, dedo abajo, peor. Así, y con una comunicación que fue algo más allá que la establecida previamente (gracias a los ojos, que hacen algo más que mirar a veces), conseguimos que vea mejor: ¡agudeza visual de 0.6! Luego, le añado la adición, y su expresión cuando vio el test de cerca fue algo que no puedo describir. No sé cómo, pero su madre me dijo inmediatamente que había preguntado que cuándo tendría sus gafas nuevas, que si las podía llevar ya. Es muy difícil saber cuándo estás en un momento inolvidable, porque los mejores momentos son como estrellas fugaces, pero sospecho que, profesionalmente, fue uno de ellos.
Sobre la vuelta a casa.
Cuando acabas una experiencia de este tipo, tienes dos traumas: uno, dejar todo lo que hay por hacer allí, y dos, dejar a un grupo de personas con las que has creado, en tan poco tiempo, tan fuertes lazos de compañerismo y amistad. Y el trauma no es porque sea algo doloroso, es casi más un trauma psicológico, algo que pasa tan rápido que, cuando quieres pensarlo, ya está lejos, pero aún tienes sensaciones, como una especie de inercia de las experiencias vividas. Lo cierto es que, al segundo o tercer día, los empiezas a echar de menos. Esos momentos por la noche, después de un día agotador, los trayectos hacia o desde el hospital, en aquélla parte de atrás de una furgoneta agarrados para no caer y rodar por la carretera, las risas de los buenos momentos, y las tensiones de la máquina humana que tiene que engranarse y ajustarse en poco tiempo para funcionar. Todo ha formado parte de la gran experiencia que se inició para ayudar a unas gentes que, de verdad, realmente, lo necesitaron.

Palma de Mallorca, 6 de marzo de 2016.

MI EXPERIENCIA EN REPUBLICA DOMINICANA. JUAN TOMAS PALACIOS

Aterrizando el avión, un joven a voz en grito pronunció:”¿Pero esto que e?, y contestó, ”esto e La República Dominicana”.
Ya habíamos llegado a nuestro destino después de casi 9 horas de avión. En el aeropuerto nos esperaban y subimos a la guagua todo el material. Carmen de la Asociación Dominicana de Prevención de Ceguera nos acompañó hasta Barahona, su sonrisa, carcajadas y buen humor nos ha acompañado todos los días allí vividos. 
Durante el trayecto ya comenzamos a oír bachatas y merengues, altavoces a todo volumen en coches y calles. Parece como si dentro de la pobreza en que se vive allí sigue habiendo momentos de alegría y esperanza, y creo que así es, esperanza en alguien o en algo, alegría de sentirse vivos y que Dios está presente entre ellos pues son un pueblo creyente y religioso. Muchas mañanas, cuando iba hacer las fichas al lado de un consultorio, alguien hablaba de Dios y así comenzaba el día. Dentro de la pobreza he visto amor, alegría, generosidad, alguien que te ofrece un vaso de refresco (aunque no tienen ni para ellos), o una sonrisa, o un ofrecimiento a enseñarme a bailar bachata o invitarme a comer. 
También he de decir que es un pueblo solidario, había personas que sin ser su familiar directo acompañaban al vecino, al conocido o desconocido para llevarlo a la consulta porque no había nadie que lo llevase, y eso sólo lo hacen gentes  con un gran corazón y por amor. ¡Cuánto tenemos que aprender!. Esto es un Feedback, se da pero también se recibe y eso es lo que nos enriquece, que estamos en este mundo para que todos nos ayudemos, cada uno con sus dones. Parezco Alberto el chico que se emocionó y nos emocionó al operarse de cataratas y empezó a ver después de 15 años, que es un gran orador y me dijo que ahora quería empezar una nueva vida siendo pastor y predicar, y un poco me lo ha contagiado (jiji). 
Creo que este equipo aunque éramos todos novatos, hemos dado todo lo que teníamos, nos hemos enriquecido con la gente que hemos tratado y creo que venimos más sensibles y humanos, sabiendo que a lo que hemos hecho le hemos puesto empeño, cariño y amor para que esta “historia” saliese adelante, por tanto y no me enrollo más, me quito el sombrero por todo y todos y doy las gracias por este encuentro y esta experiencia vivida. Termino diciendo: ”¿Pero esto que e?, esto e La República Dominicana”.



                                   Juan Tomás

lunes, 29 de febrero de 2016

DIARIO DE LA CAMPAÑA EN LA REPUBLICA DOMINICANA


Para despedirnos, esta magnifica foto de José Antonio Calvache, que él mismo ha titulado: "Pescando en un mar de oro"

DIARIO DE LA CAMPAÑA EN LA REPUBLICA DOMINICANA. DIAS 5 Y 6

El Dr López en plenas intervenciones


Más faena



El antes y el después de una niña intervenida de ptosis palpebral


Dulce sonrisa dedicada a José Antonio Calvache



Acompañando a un paciente al quirófano



Pacientes operados aguardan la revisión post-operatoria



Toñi y María



Los 8 heroinas y héroes




La campaña se acaba. Todo el equipo posando con D. Martín Freites y Dña. Carmen, ambos Presidente y voluntaria de la Asociación Dominicana para la Prevención de la Ceguera.

El equipo está ya en Madrid, cada uno camino de sus casas, con la satisfacción de su increíble trabajo.

MUCHAS GRACIAS A TODOS

VOLVEMOS MUY PRONTO









miércoles, 24 de febrero de 2016

DIARIO DE LA CAMPAÑA EN LA REPUBLICA DOMINICANA. DIA 4


La Dra Fagundez esperando el amanecer


Un pescador se hace a la mar


Amanecer del día 4


DIARIO DE LA CAMPAÑA EN LA REPUBLICA DOMINICANA. DIA 3








Camino del hospital, donde ya nos están esperando muchos pacientes




Revisión de la primera paciente operada.


Carmen, de la Asociación Dominicana para la Prevención de la Ceguera. Extraordinaria ayuda


Operando todo el día


Por algunos pacientes no podemos hacer nada..., demasiado tarde


De vuelta a casa. Rendidos...





domingo, 21 de febrero de 2016

DIARIO DE LA CAMPAÑA EN LA REPUBLICA DOMINICANA. DIA 1


Amanecer en Barahona




Carteles anunciadores de la selección de enfermos, de la campaña quirúrgica y entrada del quirófano


Parte del equipo a la entrada del quirófano


El Dr López y Martín Freites tras montar el microscopio



Las Dras. Fagúndez, Córcoles y Santos preparando el material

Y ESTA TARDE ¡¡COMIENZAN LAS INTERVENCIONES QUIRÚRGICAS!!


Primeras intervenciones quirúrgicas.


Y primeras consultas. 



El día ha sido duro. El equipo posa delante del Hospital Jaime Mota donde realizan su trabajo. El comienzo siempre es difícil. Hoy ha fallado el esterilizador debido a la potencia de la luz. Mañana será otro día

DIARIO DE LA CAMPAÑA EN REPUBLICA DOMINICANA. DIA 0






Aún día 0, día de la llegada. Fotos en el vuelo, Juan Tomás Palacios con Martín Freites, Presidente de la Asociación Dominicana de Prevención de la Ceguera, y el atardecer en Barahona

sábado, 20 de febrero de 2016

INICIAMOS LA CAMPAÑA EN LA REPUBLICA DOMINICANA. DIA 0.



Hoy iniciamos la tan esperada campaña en la República Dominicana. Aquí está nuestro equipo esta mañana, poco antes de embarcar, en el aeropuerto de Barajas. Como siempre cargados de ilusión, de nervios y de esperanza de dar lo mejor de si mismos para devolver la vista al mayor número de personas posibles.
Todos los que no hemos podido viajar estamos allí con vosotros.
De izquierda a derecha, en la fila de atrás: Jose Antonio Calvache, Ana Simarro, Juan Tomás Palacios, Toñi Fagundez, Clara Córcoles y Paco López, y delante, María Lafuente y Esther Santos.

QUIEN ES QUIEN?

* Jose Antonio Calvache es Optometrista y trabaja en la Clínica Baviera de Palma de Mallorca
* Ana Simarro es Diplomada en Enfermería y trabaja en el Hospital General Universitario de Albacete
* Juan Tomás Palacios es el logista de la campaña. Trabaja en la Maestranza Aérea de Albacete
* Toñi Fagundez es Médico Oftalmólogo y trabaja en el Hospital General Universitario de Albacete
* Clara Córcoles es Médico Oftalmólogo y trabaja en el Hospital General Universitario de Albacete
* Paco López es Médico Oftalmólogo y trabaja en el Hospital General Universitario de Albacete y en la Clínica Baviera de Albacete
* María Lafuente es Diplomada en Enfermería y trabaja en la Clínica Baviera de Zaragoza
* Esther Santos es Médico Oftalmólogo y trabaja en la Clínica San Chinarro/La Moraleja de Madrid